viernes, 29 de marzo de 2013

Regalo


Las tartas con que salpicaba las sonrisas próximas
Los juegos desafiando al cielo desde un columpio de papel
La compañía sigilosa y frágil como magia
La duda tan cierta como un por qué
La sombra en la pared haciendo de mis lágrimas un títere
y la pena con que supimos que la vida es una construcción de recuerdos...

hoy
se dibuja como un manantial de lava
en la escalera del calendario

¿qué sorpresa quedará para mañana?


5 Comentarios:

Darío dijo...

Ternura indecible. Un abrazo.

jonhan dijo...

Muchos recuerdos, y que sigan.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Quedará todo un mañana, para seguir acumulando, como fotogramas se quedan las imagenes sólo hay que aprender a guardar las necesarias.

un abrazo

manuela lebrusan campone dijo...

"y la pena con que supimos que la vida es una construcción de recuerdos..." Cuántas veces me habré desesperado yo por ello. Es tan cierto. Pero, y lo alucinante que es poder inventar y reinventarse el pasado. Amplía exponencialmente el horizonte de la vida. A falta de futuro, tiremos de pasado...Se puede vivir también de recuerdos. De hecho creo que mi vida consiste en sumar recuerdos. Como si las cosas adquiriesen su verdadera dimensión y su valor poético sólo tras haber entrado en la memoria... (somos seres narrativos 😉)

manuela lebrusan campone dijo...

ah, y me has enamorafo ya definitivamente con la foto.

Luces

 
Con la tecnología de Blogger.