miércoles, 1 de marzo de 2017

debajo del poema*



estoy hablando del eco
de los seres que respiran bajo las fotografías
/cuerpos como tierra para habitar el crecimiento.

me marcharé a esas bocas 
  siempre sin auxilio

me refiero
a la blanca música en las piedras
/por debajo
de las letras vagan otras manos,
los gusanos alegres del amor 
besando ciegos las raíces de la desmesura lenta 
el paso lánguido de terminar por abrazar a las ausencias, 
descubrir que la primera palabra empezó ahí.
Hemos de crecer para deshabitar el hueco

debajo del poema
un animal va de concha a concha
habitando refugios 
de peligros
de mares que son tiempo inacabado, memoria
honda como un mar de sangre en la convulsión
de lunas y mujeres, que arden como vahídos dentro
como otoños 
restos de amores incompletos

cuerpos de pianos invisibles.

me marcho a la precisa hora en que la música comienza

la muerte es un animal hecho de espera.

me refiero a la huella de los sonidos inaudibles
al ras y por debajo de la sangre

¿quién habla por mí desde mi origen?
cuerpos que conectan sus raíces
como tierra para otros crecimientos
más allá de mi lengua
más acá     la voz de un invisible

quizá tan sólo la memoria del humo

la forma de los niños a la orilla 
y en su pie todos los azares
como endechas breves de burbuja antes de la asfixia
bajo el mar todos los mares

en ellos crezco tras partir como 
barcos sin el motor del dónde
en la singladura    quién
y en el naufragio los brazos del cansancio
aferrados a los hálitos más últimos
/aire reciclado ciclo a ciclo y seísmo por seísmo:
el ritmo forastero de otra voz
que nos aliente... estoy hablando
de ese eco:

me refiero a respirar debajo del poema

_______________
poema perteneciente al libro 'Huellas de árbol' (inédito)


domingo, 12 de febrero de 2017

Canción de amor y desastre

De regalo (disponible gratis para descargarlo, por si me queréis pasear con vosotrxs —que ojalá—)

Ser orilla

"El estío fue casi como tu casa,
en ella tú sabes mantener todo -
ahora has de ir fuera en tu corazón
al igual que se va por la llanura."
Rainer Maria Rilke

I
Las paredes de la casa ya se desplomaron.
Algo se edifica ahora en el hueco 
de una herida que permanece aún
sangrando    temblando la injusticia 
de los muros levantando más fisura y más frontera
—tanto aullido—

no hay silencio
/yo sé bien que no hay silencio:
las piedras acumulan gritos 
en un suelo que cosecha espantos
y la tierra baila con música de grieta

/el hogar se cae: 
la calma tan desvanecida,   entre los ojos
de los niños   el terror más solo
/no hay cobijo ante un cielo frío que golpea, que retumba miedo. 

No hay silencio
/sé bien que tú conoces
la sinfonía de la sangre a destiempo 
tan palpable   el grito —la grieta y tu por qué—

¿Qué hacer entonces bajo tanta sombra
     bajo el canto repetido 
de un fantasma belicista?
Buscarle luz al mundo cuando el mundo te ha gruñido 
noche hueca y alarido y desencuentro/
buscar lo quieto de un temblor que te cobije 
como chimeneas encendidas. 

Salir de la canción de los escombros 
con los pies buscando algún silencio
/algo que mitigue el golpetazo de lo indigno 
—el hambre tan bien inventada.
Salir a edificar un nido,
caminar por el inestable hilo de la pérdida.
No saber a dónde y no acallar las voces:
el eco de los desaparecidos penetrando cada pulso
/no hay silencio.

II
En mis manos sangra la vergüenza de esta Europa.
Me tiemblan en las manos los gatillos
de quienes eligen negociar el sufrimiento.
Se me disparan en la boca quieta 
los sollozos porque no comprendo y no hay silencio:
estoy mascullando todo lo que hay en mí
que eres tú* y no es grieta ni frontera
ni sombra artificial.
Mis pies van al encuentro de tus pasos
para construir, rama a rama y segundo por segundo, una cama
de futuros 
/hogar donde posar lo quieto de una calma.

Sólo puedo abrir las palmas de las manos, heridas
tras edificar      un nido de ternura
o una morada entera de silencios cálidos.
Extender los brazos y acallarme para tus ojos
con mis ojos llenos de lumbre y acogida.
Sólo puedo abrir los oídos
como quien escucha tu horizonte
/por entero   ser toda la extensión de algún silencio más clemente

ser orilla
para todos tus naufragios. 






Luces

 
Con la tecnología de Blogger.