viernes, 3 de mayo de 2013

Historia de instantes


El esquizofrénico amigo me escribió en el cuaderno:

toda locura tiene sus instantes de calma;
el resto de instantes,
son mi poesía.

He arrancado la hoja y he comprendido que no puedo quemarla porque aún hay palabras que salvaguardan instantes, aunque con la brevedad de la imagen del sueño o la forma en que la angustia araña los nervios.
(pero qué hacer con lo arrancado, lo soñado o lo asido al nervio)

Hoy no hay amigo
y la verdad se revela a mitades (supongo que busco el valor para encontrar la otra mitad): esta locura tiene el instante conquistado de poesía mientras la noche grita haciendo chocar papeles al viento.


5 Comentarios:

Vera Eikon dijo...

"toda locura tiene sus instantes de calma;
el resto de instantes,
son mi poesía." Ay...esto me lo anoto. Me encantó todo el poema. Abrazo

Darío dijo...

A veces siento que escribir es tan inútil como escribir. Así que mejor escribir, que queden ahí como ráfagas...

Sandra Garrido dijo...

esta locura tiene el instante conquistado de poesía mientras la noche grita haciendo chocar papeles al viento.

Pues yo me quedo con este final, porque practico la versoterapia.

un beso

miss desastres dijo...

pero qué hacer con lo arrancado, lo soñado o lo asido al nervio...

usémoslo!

Nevenka Warning dijo...

"La locura tiene sus instantes de calma..." Maravilloso y certero, como lo es el que "hay palabras que alvaguadan instantes..." Ninguna página se debe quemar. Nuestra vida está hecha de palabras escritas y silenciadas.
Maravilloso, como siempre.
Besos
Nevenka

Luces

 
Con la tecnología de Blogger.